Barcelona:
C. Veneçuela 3, ESC A 4º 1ª
08019 Barcelona
Metro Línea 4 (Selva de Mar)
Tram (Fluvià)
Tel. 931 805 103 - 685 330 574


Justicia plurilingüe

La Ciutat Judicial hizo 7.000 traducciones en 2009 | El árabe es el idioma más demandado en los juzgados, que tienen cuatro intérpretes

Sin intérprete no se celebraría juicio en el caso de que el acusado no hablara ni catalán ni castellano. Así, su figura es fundamental en una vista oral, en una señalamiento o en cualquier momento del proceso judicial.

En 2009, en los juzgados de la Ciutat de la Justícia se hicieron más de 7.000 traducciones, según un informe del Departament de Justícia al que ha tenido acceso ADN.

La Ciutat de la Justícia cuenta con cuatro intérpretes que dominan el francés, el árabe, el inglés y el italiano a la perfección. En el último año se ha detectado un incremento de demandas en rumano y en urdú. “Los tiempos cambian, y hoy en día hay más rumanos y personas [detenidas] del Este que árabes y chinos”, explica el director de Recursos del Departament de Justícia, Isidor Garcia. Eso sí, el árabe aún es la lengua más traducida.

Garcia, muy ilusionado con el proyecto de la Ciutat de concentrar los órganos judiciales, dice que las traducciones son “un servicio de calidad” poco conocido que ofrece “fiabilidad tanto para los ciudadanos como para los órganos judiciales”.

Y es que la Administración no escatima esfuerzos: cuando es necesario contacta con uno de los 147 intérpretes ajenos al Departament que hablan lenguas como el fula(Mali) o el wólof (Senegal). La Ciutat Judicial es así una réplica de Babel.

“NOSOTROS DAMOS TRANQUILIDAD”

Noureddin Dardouri es intérprete desde hace más de 15 años. Es traductor de francés y árabe, y además se desenvuelve con fluidez en castellano y catalán. Actualmente es el coordinador de los traductores de la Ciutat de la Justícia. “El declarante tiene el derecho de un intérprete y nos nosotros le damos tranquilidad y calma porque nos entiende”, explica.

A Noureddin le ha pasado de todo: desde que un acusado no le responda a una pregunta hasta que procesados que le tuvieron como intérprete le reconozcan por las Rambles cuando pase a su hijo. “Me he tenido que ir a vivir fuera de Barcelona porque te ven como una figura [de referencia] y te hacen muchas preguntas”, dice.

Auge de la inmigración

Noureddin entra en la sala de vistas y traduce lo que le piden. Cuando acaba es “un ciudadano más”. “No me llevo nada de trabajo a casa, y he visto desde un hurto a asesinatos, pero lo que más me marcó fue el primer jurado que viví”, explica.

El intérprete dice que hoy el auge de traducciones es un hecho: la inmigración subsahariana y la del Este de Europa ha provocado que proliferen lenguas como el bambara, el moldavo o el rumano. Eso sí, hay idiomas que aún no tienen demanda: en pocas ocasiones se encuentran con un coreano o japonés que necesita intérprete.

EL APUNTE

“Cada traducción nos cuesta 122 euros”

Isidor Garcia, director de Recursos de Justícia, explica que cada traducción oral le cuesta a la Administración una media de 122 euros, mientras que una traducción escrita cuesta unos 106 euros: “Es interesante que la gente sepa cuánto vale “, explica González, que destaca que desde la puesta en marcha de la Ciutat de la Justícia sólo han recibido 26 quejas, la mayoría por retrasos.

Por Marta Català Sancho, www.adn.es – Barcelona


Datos del artículo